¡¡¡¡Buenas tardes!!!! y bien lluviosas pero como dice el refrán: “Marzo ventoso y Abril lluvioso, llevan a Mayo florido y hermoso”. Hoy os quiero hablar sobre el RAMO DE LA NOVIA, sí. Se que con esta cuarentena estupenda te has mirado todos los blogs, te has recorrido todo Pinterest, Instagram y Google buscando información. Aquí llega lo mejor, quiero explicarte los ramos de novia para DOOMIES y darte 5 consejos, maravillosos, para escoger tu ramo.

1. Tipos de ramos:

Antes de entrar al detalle de cada ramo, quiero darte un consejo. Ten siempre en cuenta tu vestido, cuando haces la aparición estelar en la ceremonia, todos los ojos van directos a tu persona, hacen un escaner crítico, tus primas las envidiosas, y un escáner amoroso tus amigas amorosas. Todos los detalles cuentan y el ramo, queria mía se ve, y mucho.

Bouquet: este tipo de ramo es uno de lo más demandados por las novias. Se trata de un ramo redondo simulando media esfera. Su diámetro no suele medir más de 30 centímetros y se compone de flores más pequeñas. Este tipo de ramo es ideal para vestidos de novia de cuerpo sencillo y falda más elaborada, como los vestidos de novia corte princesa o con falda voluminosa.

Silvestre: ramo muy de moda en la actualidad. Se compone de cualquier tipo de flor de temporada. Se caracteriza por ser desenfadado, sencillo, con mucha caída y un toque boho. Es ideal si has optado por celebrar una boda campestre o rústica. Si te has decidido por lucir un vestido de novia corte lánguido con tejidos ligeros y de mucho movimiento, con encaje o flores bordadas, este ramo es el tuyo.

Asimetrico: Uno de los ramos más vistos en blogs nupciales y de inspiración. Se trata de un bouquet formado por flores muy diferentes colocadas de modo que parecen desordenadas pero están perfectamente pensadas para ser situadas estratégicamente. Son ideales si se combinan en tonos empolvados con vestidos de novia cuello halter, sencillos a la vez que sofisticados, y los vestidos de novia escote corazón, donde el ramo toma un protagonismo importante.

De talle largo: Se trata de un estilo de ramo que puede ser parecido al bouquet pero que se diferencia por el tipo de flor y por el tallo de las flores, mucho más largo y fino. Son perfectos para mujeres altas que deberán elegir, para su gran día, un vestido de novia para mujeres altas. Elegancia y sobriedad que contrastan con flores coloridas y sencillas.

Cascada: Se trata de un ramo en el que la flores caen hacia abajo en cascada, como su nombre indica. Son muy verticales e ideales para novias altas. Es un estilismo clásico que va muy bien si optas por un velo de novia. Actualmente es un ramo menos utilizado, pero si se combina con las flores correctas, puede resultar perfecto para tu gran día

 

2. Según la forma de tu cuerpo:

Aunque suene a tópico, la forma de el cuerpo determina, en muchas ocasiones que tengáis que elegir entre un estilismo u otro, un calzado u otro, un tipo de tocado u otro, incluso para el ramo de novia. La importancia que tiene el ramo en el conjunto del look nupcial es algo que no puede pasar desapercibida, por eso es fundamental elegir el ramo que mejor se adapte a tu figura y que lo combines a la perfección con el resto del estilismo.

  1. Reloj de arena: si tu figura se estrecha en la cintura y tienes más volumen en pecho y cadera, te debes decantar por un vestido de novia corte imperio, un tipo evasé o un diseño línea sirena, que ceñirá tu figura marcando tus curvas. Para este tipo de cortes es aconsejable lucir un ramo de novia tipo bouquet o en cascada.
  2. Pera: eres más ancha de caderas que de hombros, pero tus formas son redondeadas y bien definidas. Si es así, el corte princesa, línea A o, si eres arriesgada, un vestido de novia corto son las mejores opciones. Aportar volumen en la zona de las caderas hará que te disimulen un poco y eso junto con un ramo en cascada, silvestre o asimétrico harán de tu estilismo un 10.
  3. Triángulo: tu silueta se caracteriza por ser muy estrecha de hombros y ancha de caderas, para ello es ideal optar por escotes abierto tipo cuello barco u hombros caídos y aportar volumen en la parte inferior para disimular la cadera. El ramo perfecto para este tipo de cuerpo es el asimétrico o en cascada ya que las flores a diferentes alturas estilizan.
  4. Redondo: si te caracterizas por tener este tipo de silueta, apúntate a la moda del ramo en cascada o asimétrico que te estilizará mucho más junto con un bonito vestido de novia corte imperio. ¡Ideal!

3. Se fiel a tu estilo:

  • Novia tradicional: elige un ramo de novia tipo bouquet puede clasificarse como uno de los más demandados por su fácil manejo. Posee una forma redonda muy trabajada para conseguir simular una media esfera perfecta. Ideal para una novia tradicional.
  • Novia romántica: un ramo en cascada es la mejor opción. Se trata de una cascada de flores recubre las manos, simulando caer hacia el suelo.
  • Novia detallista: Domo, bonche, posy o clutch es el ramo perfecto. En este caso, una vez elegidas las flores, los tallos se unen en la base con algún detalle que represente a la novia: una tela bonita, un encaje antiguo, un broche familiar…
  • Novia boho: ramillete, silvestre o eco, un ramo de los más económicos y sencillos. Se puede elaborar con cualquier flor de temporada y posee un estilo desenfadado.
  • Novia refinada: elige un ramo en el que las flores se colocan de tal forma que lo puedas llevar descansando en uno de sus brazos, como si lo mostrara a los invitados. Se caracteriza por tener los tallos más largos de lo normal.

4. Ten en cuenta las flores de temporada de cada estación:

Cada estación del año trae un ambiente diferente y un entorno único. En las flores, que forman un parte importante de nuestra boda, también se hace visible la temporada en la que estamos.

Para una boda de otoño son ideales las flores que florecen en verano y que aguantan unos mese más. Un ejemplo de ello son las dalias, el brezo, una planta perfecta y que aguanta bastante tiempo hasta que se seca y sigue teniendo el mismo aspecto. Ramos de novia cálidos con textura y color.

Foto: Judith Jordá

Para una boda de invierno hay dos posibilidades. Por una parte optar por los colores fríos que recuerdan a la nieve, y por otro, colores cálidos para hacer de una boda rodeada de baja temperatura, un evento acogedor. Las flores de invierno perfectas para tu ramo pueden ser: los tulipanes, anémonas, ranúnculos, calas, rosas o astilbe.

Cuando la boda se celebra en primavera, el color empieza a inundar los campos y la gama cromática se hace mucho más extensa. Puedes añadir color a tu evento y a tu ramo con flores como las peonías, paniculata, lavanda, rosas, claveles…

Foto: Flowers Project

Y esta explosión de color da paso a la época estival. Las bodas de verano se pueden llenar de rosas, margaritas, peonías, claveles, dalias o un sinfín de flores más con los que podrás adornar tu ramo de novia.

5. Ten en cuenta el estilo de tu boda:

Teniendo en cuenta todo lo que os he comentado en los anteriores consejos está claro que todos los elementos de vuestra boda han de tener un hilo conductor y seguir un mismo estilo pero sin perder tu esencia. Por eso:

  • Boda clásica: colores clásicos y suaves como un blanco, un rosa nude o un melocotón paste Rosas, amapolas, hortensias, peonías, camelias y ramilletes silvestres serán tus aliados para lucir un ramo perfecto.
  • Boda romántica: celebrarás la boda en un jardín, una iglesia o ermita acogedora con un entorno muy natural y con tonalidades naturales, como verdes, azules, marrones o blancos. Para tu ramo apuesta por el color nude, en contraste con el color vivo de flores silvestres o el verde de las hojas o la hiedra. Gardenias, claveles, camelias, lavanda, paniculata…

Foto: Villaflores
  • Boda moderna: apuesta por el punto asimétrico que aportan las flores de tallo largo con otras redondeadas y más pequeñas. Estas formas de tu ramo podrás adaptarlas al lugar de celebración para que todo vaya en la misma línea. Apuesta por flores tales como las orquídeas, tulipanes, rosas o camelias y elige tonalidades pastel.
  • Boda vintage: este tipo de boda requiere un ramo de flores en tonos nude en contraste con otros más oscuros. Para este estilo de boda, podrás elegir las flores que desees y hacer una combinación de flores silvestres.
  • Boda rústica: si tu boda es de este estilo, opta por un ramo de novia silvestre o eco informal, pero precioso y acorde por completo con el estilo de boda que se celebra. Lavanda, craspedias, paniculata o incluso espigas serán las protagonistas.
  • Boda en la ciudad: si celebras una boda cosmopolita en el centro de la ciudad, tu ramo debe ser ecléctico y moderno. Apuesta por flores de tallo largo como tulipanes o rosas.

Como siempre os digo, SED MALOS y QUEREROS MUCHO. Ya queda un día menos para poder terminar el confinamiento, luego queda otro camino, largo y pesado que recorrer. Las medidas de desescalada van a ser pesadas y van a durar bastante tiempo. Esta semana os explicaré cómo pueden afectar a vuestra boda y en qué medida.

Un abrazo enormemente enorme.

Laia

¡¡¡¡Buenas tardes!!!! y bien lluviosas pero como dice el refrán: “Marzo ventoso y Abril lluvioso, llevan a Mayo florido y hermoso”. Hoy os quiero hablar sobre el RAMO DE LA NOVIA, sí. Se que con esta cuarentena estupenda te has mirado todos los blogs, te has recorrido todo Pinterest, Instagram y Google buscando información. Aquí llega lo mejor, quiero explicarte los ramos de novia para DOOMIES y darte 5 consejos, maravillosos, para escoger tu ramo.

1. Tipos de ramos:

Antes de entrar al detalle de cada ramo, quiero darte un consejo. Ten siempre en cuenta tu vestido, cuando haces la aparición estelar en la ceremonia, todos los ojos van directos a tu persona, hacen un escaner crítico, tus primas las envidiosas, y un escáner amoroso tus amigas amorosas. Todos los detalles cuentan y el ramo, queria mía se ve, y mucho.

Bouquet: este tipo de ramo es uno de lo más demandados por las novias. Se trata de un ramo redondo simulando media esfera. Su diámetro no suele medir más de 30 centímetros y se compone de flores más pequeñas. Este tipo de ramo es ideal para vestidos de novia de cuerpo sencillo y falda más elaborada, como los vestidos de novia corte princesa o con falda voluminosa.

Silvestre: ramo muy de moda en la actualidad. Se compone de cualquier tipo de flor de temporada. Se caracteriza por ser desenfadado, sencillo, con mucha caída y un toque boho. Es ideal si has optado por celebrar una boda campestre o rústica. Si te has decidido por lucir un vestido de novia corte lánguido con tejidos ligeros y de mucho movimiento, con encaje o flores bordadas, este ramo es el tuyo.

Asimetrico: Uno de los ramos más vistos en blogs nupciales y de inspiración. Se trata de un bouquet formado por flores muy diferentes colocadas de modo que parecen desordenadas pero están perfectamente pensadas para ser situadas estratégicamente. Son ideales si se combinan en tonos empolvados con vestidos de novia cuello halter, sencillos a la vez que sofisticados, y los vestidos de novia escote corazón, donde el ramo toma un protagonismo importante.

De talle largo: Se trata de un estilo de ramo que puede ser parecido al bouquet pero que se diferencia por el tipo de flor y por el tallo de las flores, mucho más largo y fino. Son perfectos para mujeres altas que deberán elegir, para su gran día, un vestido de novia para mujeres altas. Elegancia y sobriedad que contrastan con flores coloridas y sencillas.

Cascada: Se trata de un ramo en el que la flores caen hacia abajo en cascada, como su nombre indica. Son muy verticales e ideales para novias altas. Es un estilismo clásico que va muy bien si optas por un velo de novia. Actualmente es un ramo menos utilizado, pero si se combina con las flores correctas, puede resultar perfecto para tu gran día

 

2. Según la forma de tu cuerpo:

Aunque suene a tópico, la forma de nuestro cuerpo determina, en muchas ocasiones que tengamos que elegir entre un estilismo u otro, un calzado u otro, un tipo de tocado u otro, incluso para el ramo de novia. La importancia que tiene el ramo en el conjunto del look nupcial es algo que no puede pasar desapercibida, por eso es fundamental elegir el ramo que mejor se adapte a nuestra figura y que lo combinemos a la perfección con el resto del estilismo.

  1. Reloj de arena: si tu figura se estrecha en la cintura y tienes más volumen en pecho y cadera, te debes decantar por un vestido de novia corte imperio, un tipo evasé o un diseño línea sirena, que ceñirá tu figura marcando tus curvas. Para este tipo de cortes es aconsejable lucir un ramo de novia tipo bouquet o en cascada.
  2. Pera: eres más ancha de caderas que de hombros, pero tus formas son redondeadas y bien definidas. Si es así, el corte princesa, línea A o, si eres arriesgada, un vestido de novia corto son las mejores opciones. Aportar volumen en la zona de las caderas hará que te disimulen un poco y eso junto con un ramo en cascada, silvestre o asimétrico harán de tu estilismo un 10.
  3. Triángulo: tu silueta se caracteriza por ser muy estrecha de hombros y ancha de caderas, para ello es ideal optar por escotes abierto tipo cuello barco u hombros caídos y aportar volumen en la parte inferior para disimular la cadera. El ramo perfecto para este tipo de cuerpo es el asimétrico o en cascada ya que las flores a diferentes alturas estilizan.
  4. Redondo: si te caracterizas por tener este tipo de silueta, apúntate a la moda del ramo en cascada o asimétrico que te estilizará mucho más junto con un bonito vestido de novia corte imperio. ¡Ideal!

3. Se fiel a tu estilo:

  • Novia tradicional: elige un ramo de novia tipo bouquet puede clasificarse como uno de los más demandados por su fácil manejo. Posee una forma redonda muy trabajada para conseguir simular una media esfera perfecta. Ideal para una novia tradicional.
  • Novia romántica: un ramo en cascada es la mejor opción. Se trata de una cascada de flores recubre las manos, simulando caer hacia el suelo.
  • Novia detallista: Domo, bonche, posy o clutch es el ramo perfecto. En este caso, una vez elegidas las flores, los tallos se unen en la base con algún detalle que represente a la novia: una tela bonita, un encaje antiguo, un broche familiar…
  • Novia boho: ramillete, silvestre o eco, un ramo de los más económicos y sencillos. Se puede elaborar con cualquier flor de temporada y posee un estilo desenfadado.
  • Novia refinada: elige un ramo en el que las flores se colocan de tal forma que lo puedas llevar descansando en uno de sus brazos, como si lo mostrara a los invitados. Se caracteriza por tener los tallos más largos de lo normal.

4. Ten en cuenta las flores de temporada de cada estación:

Cada estación del año trae un ambiente diferente y un entorno único. En las flores, que forman un parte importante de nuestra boda, también se hace visible la temporada en la que estamos.

Para una boda de otoño son ideales las flores que florecen en verano y que aguantan unos mese más. Un ejemplo de ello son las dalias, el brezo, una planta perfecta y que aguanta bastante tiempo hasta que se seca y sigue teniendo el mismo aspecto. Ramos de novia cálidos con textura y color.

Foto: Judith Jordá

Para una boda de invierno hay dos posibilidades. Por una parte optar por los colores fríos que recuerdan a la nieve, y por otro, colores cálidos para hacer de una boda rodeada de baja temperatura, un evento acogedor. Las flores de invierno perfectas para tu ramo pueden ser: los tulipanes, anémonas, ranúnculos, calas, rosas o astilbe.

Cuando la boda se celebra en primavera, el color empieza a inundar los campos y la gama cromática se hace mucho más extensa. Puedes añadir color a tu evento y a tu ramo con flores como las peonías, paniculata, lavanda, rosas, claveles…

Foto: Flowers Project

Y esta explosión de color da paso a la época estival. Las bodas de verano se pueden llenar de rosas, margaritas, peonías, claveles, dalias o un sinfín de flores más con los que podrás adornar tu ramo de novia.

5. Ten en cuenta el estilo de tu boda:

Teniendo en cuenta todo lo que os he comentado en los anteriores consejos está claro que todos los elementos de vuestra boda han de tener un hilo conductor y seguir un mismo estilo pero sin perder tu esencia. Por eso:

  • Boda clásica: colores clásicos y suaves como un blanco, un rosa nude o un melocotón paste Rosas, amapolas, hortensias, peonías, camelias y ramilletes silvestres serán tus aliados para lucir un ramo perfecto.
  • Boda romántica: celebrarás la boda en un jardín, una iglesia o ermita acogedora con un entorno muy natural y con tonalidades naturales, como verdes, azules, marrones o blancos. Para tu ramo apuesta por el color nude, en contraste con el color vivo de flores silvestres o el verde de las hojas o la hiedra. Gardenias, claveles, camelias, lavanda, paniculata…

Foto: Villaflores
  • Boda moderna: apuesta por el punto asimétrico que aportan las flores de tallo largo con otras redondeadas y más pequeñas. Estas formas de tu ramo podrás adaptarlas al lugar de celebración para que todo vaya en la misma línea. Apuesta por flores tales como las orquídeas, tulipanes, rosas o camelias y elige tonalidades pastel.
  • Boda vintage: este tipo de boda requiere un ramo de flores en tonos nude en contraste con otros más oscuros. Para este estilo de boda, podrás elegir las flores que desees y hacer una combinación de flores silvestres.
  • Boda rústica: si tu boda es de este estilo, opta por un ramo de novia silvestre o eco informal, pero precioso y acorde por completo con el estilo de boda que se celebra. Lavanda, craspedias, paniculata o incluso espigas serán las protagonistas.
  • Boda en la ciudad: si celebras una boda cosmopolita en el centro de la ciudad, tu ramo debe ser ecléctico y moderno. Apuesta por flores de tallo largo como tulipanes o rosas.

Como siempre os digo, SED MALOS y QUEREROS MUCHO. Ya queda un día menos para poder terminar el confinamiento, luego queda otro camino, largo y pesado que recorrer. Las medidas de desescalada van a ser pesadas y van a durar bastante tiempo. Esta semana os explicaré cómo pueden afectar a vuestra boda y en qué medida.

Un abrazo enormemente enorme.

Laia

¡¡¡¡Buenas tardes!!!! y bien lluviosas pero como dice el refrán: “Marzo ventoso y Abril lluvioso, llevan a Mayo florido y hermoso”. Hoy os quiero hablar sobre el RAMO DE LA NOVIA, sí. Se que con esta cuarentena estupenda te has mirado todos los blogs, te has recorrido todo Pinterest, Instagram y Google buscando información. Aquí llega lo mejor, quiero explicarte los ramos de novia para DOOMIES y darte 5 consejos, maravillosos, para escoger tu ramo.

1. Tipos de ramos:

Antes de entrar al detalle de cada ramo, quiero darte un consejo. Ten siempre en cuenta tu vestido, cuando haces la aparición estelar en la ceremonia, todos los ojos van directos a tu persona, hacen un escaner crítico, tus primas las envidiosas, y un escáner amoroso tus amigas amorosas. Todos los detalles cuentan y el ramo, queria mía se ve, y mucho.

Bouquet: este tipo de ramo es uno de lo más demandados por las novias. Se trata de un ramo redondo simulando media esfera. Su diámetro no suele medir más de 30 centímetros y se compone de flores más pequeñas. Este tipo de ramo es ideal para vestidos de novia de cuerpo sencillo y falda más elaborada, como los vestidos de novia corte princesa o con falda voluminosa.

Silvestre: ramo muy de moda en la actualidad. Se compone de cualquier tipo de flor de temporada. Se caracteriza por ser desenfadado, sencillo, con mucha caída y un toque boho. Es ideal si has optado por celebrar una boda campestre o rústica. Si te has decidido por lucir un vestido de novia corte lánguido con tejidos ligeros y de mucho movimiento, con encaje o flores bordadas, este ramo es el tuyo.

Asimetrico: Uno de los ramos más vistos en blogs nupciales y de inspiración. Se trata de un bouquet formado por flores muy diferentes colocadas de modo que parecen desordenadas pero están perfectamente pensadas para ser situadas estratégicamente. Son ideales si se combinan en tonos empolvados con vestidos de novia cuello halter, sencillos a la vez que sofisticados, y los vestidos de novia escote corazón, donde el ramo toma un protagonismo importante.

De talle largo: Se trata de un estilo de ramo que puede ser parecido al bouquet pero que se diferencia por el tipo de flor y por el tallo de las flores, mucho más largo y fino. Son perfectos para mujeres altas que deberán elegir, para su gran día, un vestido de novia para mujeres altas. Elegancia y sobriedad que contrastan con flores coloridas y sencillas.

Cascada: Se trata de un ramo en el que la flores caen hacia abajo en cascada, como su nombre indica. Son muy verticales e ideales para novias altas. Es un estilismo clásico que va muy bien si optas por un velo de novia. Actualmente es un ramo menos utilizado, pero si se combina con las flores correctas, puede resultar perfecto para tu gran día

 

2. Según la forma de tu cuerpo:

Aunque suene a tópico, la forma de nuestro cuerpo determina, en muchas ocasiones que tengamos que elegir entre un estilismo u otro, un calzado u otro, un tipo de tocado u otro, incluso para el ramo de novia. La importancia que tiene el ramo en el conjunto del look nupcial es algo que no puede pasar desapercibida, por eso es fundamental elegir el ramo que mejor se adapte a nuestra figura y que lo combinemos a la perfección con el resto del estilismo.

  1. Reloj de arena: si tu figura se estrecha en la cintura y tienes más volumen en pecho y cadera, te debes decantar por un vestido de novia corte imperio, un tipo evasé o un diseño línea sirena, que ceñirá tu figura marcando tus curvas. Para este tipo de cortes es aconsejable lucir un ramo de novia tipo bouquet o en cascada.
  2. Pera: eres más ancha de caderas que de hombros, pero tus formas son redondeadas y bien definidas. Si es así, el corte princesa, línea A o, si eres arriesgada, un vestido de novia corto son las mejores opciones. Aportar volumen en la zona de las caderas hará que te disimulen un poco y eso junto con un ramo en cascada, silvestre o asimétrico harán de tu estilismo un 10.
  3. Triángulo: tu silueta se caracteriza por ser muy estrecha de hombros y ancha de caderas, para ello es ideal optar por escotes abierto tipo cuello barco u hombros caídos y aportar volumen en la parte inferior para disimular la cadera. El ramo perfecto para este tipo de cuerpo es el asimétrico o en cascada ya que las flores a diferentes alturas estilizan.
  4. Redondo: si te caracterizas por tener este tipo de silueta, apúntate a la moda del ramo en cascada o asimétrico que te estilizará mucho más junto con un bonito vestido de novia corte imperio. ¡Ideal!

3. Se fiel a tu estilo:

  • Novia tradicional: elige un ramo de novia tipo bouquet puede clasificarse como uno de los más demandados por su fácil manejo. Posee una forma redonda muy trabajada para conseguir simular una media esfera perfecta. Ideal para una novia tradicional.
  • Novia romántica: un ramo en cascada es la mejor opción. Se trata de una cascada de flores recubre las manos, simulando caer hacia el suelo.
  • Novia detallista: Domo, bonche, posy o clutch es el ramo perfecto. En este caso, una vez elegidas las flores, los tallos se unen en la base con algún detalle que represente a la novia: una tela bonita, un encaje antiguo, un broche familiar…
  • Novia boho: ramillete, silvestre o eco, un ramo de los más económicos y sencillos. Se puede elaborar con cualquier flor de temporada y posee un estilo desenfadado.
  • Novia refinada: elige un ramo en el que las flores se colocan de tal forma que lo puedas llevar descansando en uno de sus brazos, como si lo mostrara a los invitados. Se caracteriza por tener los tallos más largos de lo normal.

4. Ten en cuenta las flores de temporada de cada estación:

Cada estación del año trae un ambiente diferente y un entorno único. En las flores, que forman un parte importante de nuestra boda, también se hace visible la temporada en la que estamos.

Para una boda de otoño son ideales las flores que florecen en verano y que aguantan unos mese más. Un ejemplo de ello son las dalias, el brezo, una planta perfecta y que aguanta bastante tiempo hasta que se seca y sigue teniendo el mismo aspecto. Ramos de novia cálidos con textura y color.

Foto: Judith Jordá

Para una boda de invierno hay dos posibilidades. Por una parte optar por los colores fríos que recuerdan a la nieve, y por otro, colores cálidos para hacer de una boda rodeada de baja temperatura, un evento acogedor. Las flores de invierno perfectas para tu ramo pueden ser: los tulipanes, anémonas, ranúnculos, calas, rosas o astilbe.

Cuando la boda se celebra en primavera, el color empieza a inundar los campos y la gama cromática se hace mucho más extensa. Puedes añadir color a tu evento y a tu ramo con flores como las peonías, paniculata, lavanda, rosas, claveles…

Foto: Flowers Project

Y esta explosión de color da paso a la época estival. Las bodas de verano se pueden llenar de rosas, margaritas, peonías, claveles, dalias o un sinfín de flores más con los que podrás adornar tu ramo de novia.

5. Ten en cuenta el estilo de tu boda:

Teniendo en cuenta todo lo que os he comentado en los anteriores consejos está claro que todos los elementos de vuestra boda han de tener un hilo conductor y seguir un mismo estilo pero sin perder tu esencia. Por eso:

  • Boda clásica: colores clásicos y suaves como un blanco, un rosa nude o un melocotón paste Rosas, amapolas, hortensias, peonías, camelias y ramilletes silvestres serán tus aliados para lucir un ramo perfecto.
  • Boda romántica: celebrarás la boda en un jardín, una iglesia o ermita acogedora con un entorno muy natural y con tonalidades naturales, como verdes, azules, marrones o blancos. Para tu ramo apuesta por el color nude, en contraste con el color vivo de flores silvestres o el verde de las hojas o la hiedra. Gardenias, claveles, camelias, lavanda, paniculata…

Foto: Villaflores
  • Boda moderna: apuesta por el punto asimétrico que aportan las flores de tallo largo con otras redondeadas y más pequeñas. Estas formas de tu ramo podrás adaptarlas al lugar de celebración para que todo vaya en la misma línea. Apuesta por flores tales como las orquídeas, tulipanes, rosas o camelias y elige tonalidades pastel.
  • Boda vintage: este tipo de boda requiere un ramo de flores en tonos nude en contraste con otros más oscuros. Para este estilo de boda, podrás elegir las flores que desees y hacer una combinación de flores silvestres.
  • Boda rústica: si tu boda es de este estilo, opta por un ramo de novia silvestre o eco informal, pero precioso y acorde por completo con el estilo de boda que se celebra. Lavanda, craspedias, paniculata o incluso espigas serán las protagonistas.
  • Boda en la ciudad: si celebras una boda cosmopolita en el centro de la ciudad, tu ramo debe ser ecléctico y moderno. Apuesta por flores de tallo largo como tulipanes o rosas.

Como siempre os digo, SED MALOS y QUEREROS MUCHO. Ya queda un día menos para poder terminar el confinamiento, luego queda otro camino, largo y pesado que recorrer. Las medidas de desescalada van a ser pesadas y van a durar bastante tiempo. Esta semana os explicaré cómo pueden afectar a vuestra boda y en qué medida.

Un abrazo enormemente enorme.

Laia