Si, lo sé… es un fastidio tener que aplazar tu boda, con toda la ilusión y ganas con las que lo habíais preparado todo, PERO, quiero darte 5 claves y consejos para que, si habéis decidido aplazar vuestra boda a invierno o si, literalmente, habéis decidido aplazarla a cualquier otro momento.

Seguramente te plantees si has de hacer cambios, has de adaptar todo lo que tenías listo a la nueva fecha, con todo el estrés y nervios que supone. Deja que te de unas ideas:

1. Enamórate de la nueva fecha y de tu plan B.

Seguirás teniendo una boda al aire libre o en un hotelazo de lujo, si ya tenías un plan B fijado para la fecha principal, perfecto y estupendo. En caso contrario, es el momento de plantearte contratar una estructura por si lloviera, hiciera viento o hiciera frío. Igualmente seguirá siendo vuestra boda, ese día mágico que lleváis planificando con tanta ilusión.

Es el momento de darle una vuelta de tuerca al diseño de la decoración o a la ubicación de la misma si tuviera que hacerse dentro del plan B.

2. Estás triste porqué la decoración y arreglos florares que habías escogido eran coloridos y primaverales ¿qué pasa?.

Los colores son algo muy subjetivo y personal, si que es verdad que puede que haya flores que no estén en esa temporada como las Peonías y que conseguirlas, si las quieres sí o sí, aumente el precio de esa partida floral. Pero si el tipo de flor puede variar, el color seguirá siendo el mismo.

Te recomiendo que no entrés en pánico ni estés triste en este punto, lo que sí estaría bien es que añadieras algún elemento decorativo que hiciera de hilo conductor con la nueva estación del año en la que vas a celebrar tu boda.

3. Piensa en tus invitados, como seguramente ya has hecho.

Seguramente los invitados ya tenían sus looks y modelitos escogidos y comprados, por esa razón, si has pasado tu boda a una estación más fría y es en exterior. Para evitar resfriados posteriores y que la gente recuerda tu boda por el catarro que pilló, ten en cuenta que deberías contar con estufas o «setas» para, de esta manera, evitar que pasen frio.

También, para darle ese toque personal, podéis regalar unas mantitas personalizadas y zapatillas cerradas, ideales para la ocasión, así seguro que evitamos cualquier resfriado.

4. Adapta el menú.

Habla con el cátering o restaurante y pregunta, segurísimo que sí, si podéis adaptar algún plato a la nueva estación del año, siempre que no tuvierais las minutas impresas o que no puedan adaptarse.

Puede cambiar algún plato fresco por otro caliente y cambiar esa recena fría por… un chocolate caliente con melindros o con churros.

5. ¿Te preocupa tu look?

¡Para nada! Si crees que vas a pasar frío en algún momento tienes varias opciones:

Para las novias más cañeras, una chaqueta personalizada para la ocasión, sí sí como lo oyes, una chaqueta de cuero pintada a mano o una chaqueta tejana.

Para las novias más tradicionales, una estola de pelito, un chaquetón o incluso una capa. ¡No se puede estár más elegante y preciosa!

5.2 ¿Qué pasa con él?

¿Creías que me iba a olvidar del novio? Jamás. Para ellos hay muchísimas opciones, aunque es más difícil que pasen frío puesto que su camisa y su chaqueta ya son de manga larga, si además llevan chaleco realmente mucho frío no pasará.

Igualmente, os acordáis de Javi y Erica, fueron previsores y a Javi le encanta la moda, estar a la última por eso escogió ese sombrerazo que le daba ese toque tan chic y ese chaquetón de pelo y antelina (sobre todo animal friendly).

No me quiero despedir sin antes recordaros que sigo ofreciendo asesoría gratuita para todas aquellas parejas que tenés que aplazar vuestra boda por el COVID-19, quiero que estéis tranquilos, se que ahora mismo estáis pasando por muchas cosas y veis un mundo en todo esto, además del teletrabajo, las noticias y la incertidumbre no es fácil asumir el trabajo de aplazar y adaptar vuestra boda.

Os dejo el enlace a la GUIA PARA APLAZAR VUESTRA BODA y el enlace a mi agenda para que reservéis cita conmigo y os ayude con asesorías para aplazar vuestra boda.

SED MALOS Y QUEREROS MUCHO.

Laia,

Si, lo sé… es un fastidio tener que aplazar tu boda, con toda la ilusión y ganas con las que lo habíais preparado todo, PERO, quiero darte 5 claves y consejos para que, si habéis decidido aplazar vuestra boda a invierno o si, literalmente, habéis decidido aplazarla a cualquier otro momento.

Seguramente te plantees si has de hacer cambios, has de adaptar todo lo que tenías listo a la nueva fecha, con todo el estrés y nervios que supone. Deja que te de unas ideas:

1. Enamórate de la nueva fecha y de tu plan B.

Seguirás teniendo una boda al aire libre o en un hotelazo de lujo, si ya tenías un plan B fijado para la fecha principal, perfecto y estupendo. En caso contrario, es el momento de plantearte contratar una estructura por si lloviera, hiciera viento o hiciera frío. Igualmente seguirá siendo vuestra boda, ese día mágico que lleváis planificando con tanta ilusión.

Es el momento de darle una vuelta de tuerca al diseño de la decoración o a la ubicación de la misma si tuviera que hacerse dentro del plan B.

2. Estás triste porqué la decoración y arreglos florares que habías escogido eran coloridos y primaverales ¿qué pasa?.

Los colores son algo muy subjetivo y personal, si que es verdad que puede que haya flores que no estén en esa temporada como las Peonías y que conseguirlas, si las quieres sí o sí, aumente el precio de esa partida floral. Pero si el tipo de flor puede variar, el color seguirá siendo el mismo.

Te recomiendo que no entrés en pánico ni estés triste en este punto, lo que sí estaría bien es que añadieras algún elemento decorativo que hiciera de hilo conductor con la nueva estación del año en la que vas a celebrar tu boda.

3. Piensa en tus invitados, como seguramente ya has hecho.

Seguramente los invitados ya tenían sus looks y modelitos escogidos y comprados, por esa razón, si has pasado tu boda a una estación más fría y es en exterior. Para evitar resfriados posteriores y que la gente recuerda tu boda por el catarro que pilló, ten en cuenta que deberías contar con estufas o «setas» para, de esta manera, evitar que pasen frio.

También, para darle ese toque personal, podéis regalar unas mantitas personalizadas y zapatillas cerradas, ideales para la ocasión, así seguro que evitamos cualquier resfriado.

4. Adapta el menú.

Habla con el cátering o restaurante y pregunta, segurísimo que sí, si podéis adaptar algún plato a la nueva estación del año, siempre que no tuvierais las minutas impresas o que no puedan adaptarse.

Puede cambiar algún plato fresco por otro caliente y cambiar esa recena fría por… un chocolate caliente con melindros o con churros.

5. ¿Te preocupa tu look?

¡Para nada! Si crees que vas a pasar frío en algún momento tienes varias opciones:

Para las novias más cañeras, una chaqueta personalizada para la ocasión, sí sí como lo oyes, una chaqueta de cuero pintada a mano o una chaqueta tejana.

Para las novias más tradicionales, una estola de pelito, un chaquetón o incluso una capa. ¡No se puede estár más elegante y preciosa!

5.2 ¿Qué pasa con él?

¿Creías que me iba a olvidar del novio? Jamás. Para ellos hay muchísimas opciones, aunque es más difícil que pasen frío puesto que su camisa y su chaqueta ya son de manga larga, si además llevan chaleco realmente mucho frío no pasará.

Igualmente, os acordáis de Javi y Erica, fueron previsores y a Javi le encanta la moda, estar a la última por eso escogió ese sombrerazo que le daba ese toque tan chic y ese chaquetón de pelo y antelina (sobre todo animal friendly).

No me quiero despedir sin antes recordaros que sigo ofreciendo asesoría gratuita para todas aquellas parejas que tenés que aplazar vuestra boda por el COVID-19, quiero que estéis tranquilos, se que ahora mismo estáis pasando por muchas cosas y veis un mundo en todo esto, además del teletrabajo, las noticias y la incertidumbre no es fácil asumir el trabajo de aplazar y adaptar vuestra boda.

Os dejo el enlace a la GUIA PARA APLAZAR VUESTRA BODA y el enlace a mi agenda para que reservéis cita conmigo y os ayude con asesorías para aplazar vuestra boda.

SED MALOS Y QUEREROS MUCHO.

Laia,

Si, lo sé… es un fastidio tener que aplazar tu boda, con toda la ilusión y ganas con las que lo habíais preparado todo, PERO, quiero darte 5 claves y consejos para que, si habéis decidido aplazar vuestra boda a invierno o si, literalmente, habéis decidido aplazarla a cualquier otro momento.

Seguramente te plantees si has de hacer cambios, has de adaptar todo lo que tenías listo a la nueva fecha, con todo el estrés y nervios que supone. Deja que te de unas ideas:

1. Enamórate de la nueva fecha y de tu plan B.

Seguirás teniendo una boda al aire libre o en un hotelazo de lujo, si ya tenías un plan B fijado para la fecha principal, perfecto y estupendo. En caso contrario, es el momento de plantearte contratar una estructura por si lloviera, hiciera viento o hiciera frío. Igualmente seguirá siendo vuestra boda, ese día mágico que lleváis planificando con tanta ilusión.

Es el momento de darle una vuelta de tuerca al diseño de la decoración o a la ubicación de la misma si tuviera que hacerse dentro del plan B.

2. Estás triste porqué la decoración y arreglos florares que habías escogido eran coloridos y primaverales ¿qué pasa?.

Los colores son algo muy subjetivo y personal, si que es verdad que puede que haya flores que no estén en esa temporada como las Peonías y que conseguirlas, si las quieres sí o sí, aumente el precio de esa partida floral. Pero si el tipo de flor puede variar, el color seguirá siendo el mismo.

Te recomiendo que no entrés en pánico ni estés triste en este punto, lo que sí estaría bien es que añadieras algún elemento decorativo que hiciera de hilo conductor con la nueva estación del año en la que vas a celebrar tu boda.

3. Piensa en tus invitados, como seguramente ya has hecho.

Seguramente los invitados ya tenían sus looks y modelitos escogidos y comprados, por esa razón, si has pasado tu boda a una estación más fría y es en exterior. Para evitar resfriados posteriores y que la gente recuerda tu boda por el catarro que pilló, ten en cuenta que deberías contar con estufas o «setas» para, de esta manera, evitar que pasen frio.

También, para darle ese toque personal, podéis regalar unas mantitas personalizadas y zapatillas cerradas, ideales para la ocasión, así seguro que evitamos cualquier resfriado.

4. Adapta el menú.

Habla con el cátering o restaurante y pregunta, segurísimo que sí, si podéis adaptar algún plato a la nueva estación del año, siempre que no tuvierais las minutas impresas o que no puedan adaptarse.

Puede cambiar algún plato fresco por otro caliente y cambiar esa recena fría por… un chocolate caliente con melindros o con churros.

5. ¿Te preocupa tu look?

¡Para nada! Si crees que vas a pasar frío en algún momento tienes varias opciones:

Para las novias más cañeras, una chaqueta personalizada para la ocasión, sí sí como lo oyes, una chaqueta de cuero pintada a mano o una chaqueta tejana.

Para las novias más tradicionales, una estola de pelito, un chaquetón o incluso una capa. ¡No se puede estár más elegante y preciosa!

5.2 ¿Qué pasa con él?

¿Creías que me iba a olvidar del novio? Jamás. Para ellos hay muchísimas opciones, aunque es más difícil que pasen frío puesto que su camisa y su chaqueta ya son de manga larga, si además llevan chaleco realmente mucho frío no pasará.

Igualmente, os acordáis de Javi y Erica, fueron previsores y a Javi le encanta la moda, estar a la última por eso escogió ese sombrerazo que le daba ese toque tan chic y ese chaquetón de pelo y antelina (sobre todo animal friendly).

No me quiero despedir sin antes recordaros que sigo ofreciendo asesoría gratuita para todas aquellas parejas que tenés que aplazar vuestra boda por el COVID-19, quiero que estéis tranquilos, se que ahora mismo estáis pasando por muchas cosas y veis un mundo en todo esto, además del teletrabajo, las noticias y la incertidumbre no es fácil asumir el trabajo de aplazar y adaptar vuestra boda.

Os dejo el enlace a la GUIA PARA APLAZAR VUESTRA BODA y el enlace a mi agenda para que reservéis cita conmigo y os ayude con asesorías para aplazar vuestra boda.

SED MALOS Y QUEREROS MUCHO.

Laia,